Nematodos, los inquilinos microscópicos

En la entrada de hoy hablamos sobre los nematodos o larvas de suelo, una especie de gusanos microscópicos de cuerpo cilíndrico y no segmentado que viven en grandes cantidades dentro del suelo y el agua.

Las enfermedades por nematodos suelen ser menos comunes, pero igualmente graves para la planta y el fruto. Además, pueden permanecer latentes en el suelo durante años.

Estos pequeños gusanos se originan de huevos, los cuales pasan por 3 o 4 estadios larvales hasta completar su madurez. Los nematodos que parasitan las plantas se alimentan de sus jugos vitales a través del denominado estilete, un pico muy fino con el que penetra dentro de los tejidos de la planta y absorbe su alimento y sus nutrientes.

Después de un tiempo, la planta se debilita y acaba muriendo. Incluso, en algunos casos, estos parásitos penetran dentro de la raíz de la planta y forman los denominados nódulos o engrosamientos de las raíces, los cuales no permiten que la planta absorba nutrientes afectando a todo el conjunto de la misma.

Estos pequeños parásitos se mueven muy lentamente a través de los espacios que se forman entre las partículas del suelo, los cuales son prácticamente imperceptibles para el ojo humano. Aprovechan la humedad del terreno para desplazarse mediante movimientos ondulantes. Cuando hay un exceso de humedad, se reduce el contenido en oxígeno y los nematodos pueden morir por asfixia. Por otro lado, la falta de humedad en el suelo evita que estos se desplacen para buscar comida, por lo que pueden acabar muriendo por falta de alimentos. Esta es considerada una de las principales causas de reducción de población.

Para evitar la aparición de nematodos, la rotación de cultivos es un método preventivo bastante eficaz. Sobre todo cuando se trata de cultivos sensibles (tomate, patata, cebolla, remolacha…) evita ponerlos dos años seguidos en el mismo lugar. Además, El aporte de materia orgánica mediante fertilizantes naturales, como el compost, el estiércol o los abonos verdes, ayuda a controlar los patógenos del suelo.

 

Fuente: www.agrohuerto.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.