Cómo regar los árboles frutales

El aguacate, plátano, cereza, moras y limas y limones son 5 frutas que podrás tener en tu propio hogar si sigues las recomendaciones que te dimos la semana pasada en nuestro post de árboles frutales que podemos plantar y cultivar en casa.

Esta semana te contamos cómo regar estos árboles para que puedas disfrutar de ellos a nivel decorativo y degustes sus frutos llegado el momento.

No hay una regla estricta y universal ya que en el riego de los árboles frutales intervienen diferentes factores. Cada especie tiene necesidades diferentes y tu tienes que saber cuáles son las de los árboles que cultivas. Aunque si es cierto que, durante los meses más cálidos, tanto plantas como árboles necesitan ser regados con más frecuencia ya que el agua se evapora más rápido.

Hay que tener en cuenta además el tipo de suelo donde hemos plantado nuestro árbol frutal. Los suelos más arenosos exigen mayor cantidad de agua. Los suelos más ligeros retienen mejor el agua, tienen más humedad, por lo que no necesitan tanta frecuencia. Un pequeño consejo que podemos darte para conseguir que el agua se retenga por más tiempo es que coloques un acolchado en la base del árbol.

¿Qué tipo de riego debo utilizar?

De todos los tipos que existen el que más recomenzado para este tipo de arboles es el sistema de riego localizado y el método más utilizado para este sistema es el riego por goteo. Se colocan una serie de emisores alrededor del árbol y éstos se ocuparán de humedecer la zona.

Para los árboles frutales plantados en suelos más arenosos se puede utilizar el riego con cintas de exudación. Este sistema permite que la humedad permanezca en gran parte del terreno.

Si quieres más información o tienes cualquier consulta acerca de los árboles frutales, ponte en contacto con nosotros a través de este enlace, estaremos encantados de ayudarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.